! TEMA INTERSANTE ! "El Infiernto", verdad o mentira religiosa.

1:15
Por Alelinton Roa
La verdad te hará libre





«Gehena» deriva de Ge Hinnom (גי הנם), que significa «Valle de Hinom». Ge Hinnom también se llamaba Gai ben-Hinnom (גיא בן הנם), que significa «valle del hijo de Hinom».

El valle estaba fuera de la muralla sur de la antigua Jerusalén, y se extiende desde el pie del Monte Sion hasta el valle de Cedrón, al este.
Es mencionado en la Biblia en diversos versículos como «valle de Hinón», «valle del hijo de Hinom» o «valle de los hijos de Hinom».
No se describe como el infierno, sino como un valle real situado en Jerusalén (Josué 15:8 y 18:16, II Reyes 23:10, II Crónicas 28:3 y 33:6, Nehemías 11:30, Jeremías 7:31~32, y 19:2, 19:6 y 32:35), pero aunque en unas versiones aparece transliterado como gehena, en otras se traduce por infierno.
Después del año 638 a. C. el valle de Hinón se convirtió en el lugar utilizado para incinerar los desperdicios de Jerusalén.

"Géenna" es una palabra griega usada para describir un lugar de castigo o tortura.
Este mismo concepto es usado por los antiguos judíos con el vocablo hebreo "Ge Hinnom", alusivo al valle de Hinom, cerca de Jerusalén.
Dicho lugar fue en el pasado un activo sitio de culto, en donde los judíos sacrificaban y quemaban a sus hijos primogénitos y a niños pequeños al dios Moloc, un demonio venerado por pueblos esclavos que exigía mucha muerte y mucha sangre como forma de liturgia (2 Crónicas. 28:3; 31:1, 6).

Hinom terminó siendo conocido también con el aterrador nombre del "Valle de la Matanza". Los relatos de tiempos bíblicos hablan que los cadáveres de los asesinados en honor a Moloc eran enterrados hasta que el sitio no daba a bastos, mientras que otros debían quedar a la intemperie, convirtiéndose en comida para las aves carroñeras:

Jeremías 7:30-34 Porque los hijos de Judá han hecho lo malo ante mis ojos, dice Jehová; pusieron sus abominaciones en la casa sobre la cual fue invocado mi nombre, amancillándola.
31 Y han edificado los lugares altos de Tofet, que está en el valle del hijo de Hinom, para quemar al fuego a sus hijos y a sus hijas, cosa que yo no les mandé, ni subió en mi corazón.
32 Por tanto, he aquí vendrán días, ha dicho Jehová, en que no se diga más, Tofet, ni valle del hijo de Hinom, sino Valle de la Matanza; y serán enterrados en Tofet, por no haber lugar.
33 Y serán los cuerpos muertos de este pueblo para comida de las aves del cielo y de las bestias de la tierra; y no habrá quien las espante.
34 Y haré cesar de las ciudades de Judá, y de las calles de Jerusalén, la voz de gozo y la voz de alegría, la voz del esposo y la voz de la esposa; porque la tierra será desolada.

El lugar de muerte y crema constante, alimentada por continuas cargas de azufre, fue llamado "Seol". Miles y miles de muertos ardían en el "Seol"; todos ellos sin sumarles los otros tantos miles de animales que seguramente eran sacrificados en el mismo período para tal divinidad.

Este panorama infernal sólo se ha vuelto a ver en algunos pueblos centroamericanos de los tiempos precolombinos.
Tal era la cantidad de cadáveres apilados en el valle, que se optó por quemarlos, naciendo así la tradición holocáustica de la quema ritual del cuerpo sacrificado.
Con el pasar de los años llegó a ser un lugar que funcionaba simultáneamente como sitio sagrado y como el depósito de desechos de Jerusalén, a usársele para quemar basura y cadáveres.

El espectáculo que debía haberse visto entonces era ciertamente sobrecogedor, una postal terrorífica de fuego, muerte e inmundicia, con columnas de humo negro y vapores fétidos provenientes de la crema y la podredumbre.

Los judíos habían configurado la idea de un Infierno desde la cultura Persa y Babilonia, pero con esta nueva fuente de inspiración, van decorando su idea del averno con las características azufreras y piromaníacas con que hoy se identifica popularmente al reino del Diablo.

En otras palabras, el sagrado valle de Hinom es el Infierno bíblico.

Más aún lo fue, cuando la tradición del valle incorporó la posibilidad de sacrificar a los niños arrojándolos directamente al fuego, aún vivos.
Se supone que Moloc era deidad amonita y moabitas, denominada Milcom en otros casos. El valle de Hinom es llamado también Tofet. Allí, el Rey Salomón edificó lugares altos donde posteriormente eran sacrificados los niños en honor de los ídolos, representados en varias estatuas que los hijos de Amón habían erigido como dioses.

De todos ellos, el que más veces cita la Biblia es Moloc, símbolo de este culto judío infanticida: "Antes pusieron sus abominaciones en la casa en la cual es invocado mi nombre, contaminándola. Y edificaron lugares altos a Baal, los cuales están en el valle del hijo de Hinom, para hacer pasar por el fuego sus hijos y sus hijas a Moloc; lo cual no les mandé, ni me vino al pensamiento que hiciesen esta abominación, para hacer pecar a Judá" (Jeremías 32:34-35).
Esta estatua, según la leyenda, era de bronce y tenían cabeza de becerro.
Para el sacrificio, calentaban con antorchas sus manos extendidas hasta colocarlas al rojo vivo, y después depositaban sobre ella el cuerpo del niño o bebé elegido para el sacrificio, donde le esperaba, evidentemente, una horrible y nada de rápida muerte.
Reyes de judá como Acaz y Manasés, incurrieron en esta práctica sacrificando a sus propios hijos.
Mateo 5:29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al Gehenna.

CONCLUSIÓN: El infierno Bíblico es un sitio conocido como «valle del hijo de Hinom».
El valle estaba fuera de la muralla sur de la antigua Jerusalén.

QUEDO A LA ESPERA DE QUE APAREZCA UN FANÁTICO RELIGIOSO, DE ESOS MASOQUISTAS QUE LES FASCINA QUE LOS AMENACEN CON UN INFIERNO ETERNO.

TE INVITAMOS A SUSCRIBIRTE AL CANAL "LA VERDAD TE HACE LIBRE" https://www.youtube.com/channel/UCH27aRBUxWGnaqDfIy-sDOw

Arlington Roa

Share this

NOTICIAS RELACIONADAS

Previous
Next Post »