! EL MUNDO SIGUE AVANZANDO ! El periodismo ciudadano, una oportunidad más que una amenaza. Medios tradicionales se nutren de las redes para poder sobrevivir.

19:29

Fuente:

https://www.protecmedia.com/es



Desde la industria de los periódicos hace mucho que se mira con recelo a Internet.

La causa es clara: el antiguo modelo de negocio está amenazado por las posibilidades que la gran red ofrece a todo aquel que tenga tiempo para escribir historias.

La importancia adquirida por las redes sociales y por los blogs como fuentes de información les convierten es una realidad con la que los medios de comunicación tradicionales tienen que lidiar. Y en torno a esta situación surgen voces divergentes.

Por un lado están aquellos que piensan que estas nuevas fuentes ciudadanas, sin el título de periodistas, pueden ir ocupando poco a poco el puesto de los profesionales de la información o, al menos, convivir con ellos bajo la misma consideración ofreciendo noticias frescas y cercanas al lector sin ningún mediador de por medio; por otro lado están los que rechazan frontalmente la posibilidad de que voces no profesionales, o al menos sin el título de periodista, y al margen de las compañías periodísticas comiencen a hacer sombra y a compartir soportes con los periodistas.

Sin duda, las redes sociales, los blogs y demás herramientas fruto de Internet están aquí para quedarse y reclaman su espacio. También es indudable que la ausencia de un título no significa obligatoriamente la ausencia de calidad o rigor, aunque también es clara la necesidad de contar con un profesional de la información para publicar una noticia bien elaborada y seleccionada, alguien que ejerza de mediador entre ese nuevo escribiente y su potencial audiencia, que aglutine esa enorme maraña de voces y audiencias dispersas.


Por este motivo es posible que la solución esté en un camino intermedio entre los que apoyan la absoluta apertura de las formas de información y los negacionistas.

En el panorama actual, cualquiera, aprovechando las ilimitadas opciones que ofrece Internet, se puede lanzar a la creación de un periodismo de calle, sin ningún tipo de cortapisa, siendo él mismo periodista y editor. Desde soportes que van del blog a Facebook o Twitter, pueden ofrecer sus historias a un público universal sin tener que pasar ningún filtro.


Se trata de una información que, por primera vez, no tiene que ser despachada a la audiencia a través del mediador, es decir de los medios de comunicación en la versión clásica de la palabra.


Estos están percibiendo la circunstancia como una amenaza cuando, en realidad, sería más provechoso comenzar a verlo como una oportunidad, como una parte más de la transformación que se impone en estos momentos.

Los periódicos gozan de una ventaja que sólo ellos pueden tener.

Se trata de la marca, del sello de confianza, de calidad, que han ido forjando durante tantos y tantos años y que, al menos hasta el momento, les otorga credibilidad y genera confianza entre su audiencia.

Desde ese punto de partida, han de comenzar a integrar a ese periodismo ciudadano que quiere cobrar protagonismo.

Fundamentalmente, estas nuevas formas de periodismo ciudadano ofrecen a los medios tradicionales una fuente de información que puede ser muy importante.

A través de blogs u otro tipo de portales, el ciudadano puede poner al periodista en la pista de una historia interesante e, incluso, puede ofrecer él mismo una buena noticia.

La idea es incluir a esas audiencias activas dentro del entorno del medio de comunicación. Una buena forma de hacerlo puede ser mediante la creación de una suerte de clubs orientados a los lectores a través de los cuales puedan participar activamente en el proceso de producción de las noticias.

A partir de ahí, es el periódico en cuestión el que debe moderar y seleccionar la información, pero no a modo de censura, sino de filtro de calidad porque si algo deben mantener los medios de comunicación en todo momento eso es la calidad. En un contexto en el que la información fluye por diversos medios en cantidades ingentes, muchas veces sin la necesaria elaboración, la calidad debe seguir siendo un elemento diferenciador.

De este modo, se puede generar una relación beneficiosa para ambas partes. Por un lado, el periódico se enriquece con miradas distintas sobre temas locales, cercanos a su audiencia; por otro, ese periodismo ciudadano adquiere mayor relevancia y alcance, más allá del simple blog. Está claro que los periódicos deben de dejar de anclarse al pasado y abrir los brazos a las novedades tecnológicas que se imponen en estos días porque ignorarlas no va a hacer que desaparezcan.

Share this

NOTICIAS RELACIONADAS

Previous
Next Post »