! PARA QUE NO SE OLVIDE ! EL Masacre de Haití.

16:27
Fuente externa


El 2 de Octubre de 1937, Inició la Masacre del Perejil, Exterminio de Miles de Haitianos Ordenado por el Presidente Dominicano Rafael Leonidas Trujillo 🇭🇹🇩🇴

La Masacre del Perejil, ordenada por el Presidente dominicano Rafael Leónidas Trujillo, marcó las Relaciones de Haití y la República Dominicana.

El 2 de octubre de 1937 Trujillo ordenó a sus tropas la erradicación masiva de la población de hombres, mujeres, niños y niñas de origen haitiano que vivían en el territorio dominicano, particularmente en las fincas agrícolas situadas a lo largo de la frontera entre Haití y República Dominicana.

No existe consenso sobre el número de víctimas.
Las declaraciones de diplomáticos, y del gobierno haitiano, dan números que van desde menos de 600 hasta más de doce mil.
El hecho de que hasta la fecha, no se han encontrado fosas comunes con gran número de víctimas tiende a fortalecer la posición de quienes reportaron números más bajos.

Hay quienes alegan que entre las víctimas había ciudadanos dominicanos de origen haitiano. Sin embargo, es muy difícil determinar el lugar de nacimiento de una víctima de identidad desconocida.

El nombre de la Masacre de Perejil, se atribuye a que, para identificar a los civiles haitianos entre la población dominicana negra y mulata de la zona, la policía de Trujillo les mostraba un ramo de perejil a sus potenciales víctimas, y les exigía pronunciar en español el nombre de la planta del perejil.
Su pronunciación equivocada costaba la vida.

La lengua créole hablada por los haitianos no consideraba la pronunciación suave de la letra "R" (en criollo haitiano la palabra perejil se traduce como "pési" y en francés como "persil"), la policía dominicana tenía un método aparentemente fácil para discriminar a sus víctimas y seleccionar a los haitianos con el fin de luego darles muerte.

Pronunciar la palabra “Perejil” fue la trampa que inventó Trujillo para promover una limpieza étnica basada en sus más despreciables aspiraciones eugénicas.

Los único haitianos que no fueron exterminados trabajaban en las grandes haciendas de empresas o millonarios norteamericanos. La propiedad del imperio no se toca ni dentro ni fuera de sus fronteras, incluidos sus esclavos.
Los escasos sobrevivientes fueron expulsados a Haití durante las siguientes semanas.

Las noticias de la matanza fueron ocultadas por Trujillo ante el pueblo dominicano, aunque sí hizo mención de haber "solucionado" el llamado "problema haitiano".

El gobierno de Haití se abstuvo de protestar, en tanto las masacres afectaron a un segmento de emigrantes muy pobre y sin poder político, por lo cual la élite política haitiana no mostró indignación alguna por lo sucedido.

Aún así el Presidente de Haití, Sténio Vincent, formuló una reclamación ante la República Dominicana exigiendo el pago de $750.000 dólares estadounidenses como indemnización.
Este reclamo fue apoyado por el Gobierno de Estados Unidos regido por el Predidente Franklin D. Roosevelt, ansioso de evitar pleitos fronterizos entre dos países del Mar Caribe.

No obstante, el dictador Trujillo logró reducir la indemnización a $525.000 dólares estadounidenses, pero gran parte de esa indemnización nunca llegó a los sobrevivientes que lograron alcanzar Haití sino que fue robada por la propia burocracia haitiana.

Share this

NOTICIAS RELACIONADAS

Previous
Next Post »