! NOS MATAN A PLAZOS ! Los efectos malignos de los cubrebocas.

22:43
Fuente externa


La persona de la foto es Poplíteo, un jóven de apenas 97 años que de un día para el otro pasó de ser mecánico de un parque de diversiones, a ser obligado a quedarse en su casa por disposición de las elites gubernamentalistas.
Primero fue obligado a usar cubrebocas, luego a colocarse guantes de jardinería, después le obligaron a usar casco y cinturón de seguridad, y por último, debió usar snorkel, arnés de seguridad, extintor y un respirador artificial con la excusa de protegerlo, pero impidiendole poder recibir luz solar en su piel y realizar la fotosíntesis de genuflexión sideral.

No tardó mucho para que aparezcan los primeros síntomas del encierro absoluto y la falta de oxígeno.

Luego de un chequeo médico, a Poplíteo le diagnosticaron:

•Firulaistitis aguda en el estómago.

•Cálculo renal diferencial e infinetisimal.
•Cáncer de oviducto.
•Torsión de viela irreversible.
•Disturbios de la vía pública.
•Calentamiento global.
•Espacio de memoria insuficiente.

Por suerte para Poplíteo, fue interceptado por el doctor Terry Mcluhan quien aconsejólo, acompañólo y tratólo con medicinas alternativas. La primera semana le hizo una dieta a base de aire en polvo acompañado con jugo de sombra de durazno secos. Luego de purificarle las entrañas, le enseñó a caminar nuevamente, a leer, escribir y a remontar un barrilete abajo del agua.

Hoy en día, Poplíteo solo se alimenta de milanesas de dióxido de cloro, jugo de dióxido de cloro, huevos de dióxido de cloro, leche de vacas engordadas con pastos que fueron regados con dióxido de cloro y hasta puede hacer la fotosíntesis de genuflexión sideral untandose protector solar de dióxido de cloro. Un ejemplo a seguir.

•Iocvlator

Share this

NOTICIAS RELACIONADAS

Previous
Next Post »