! TA COJÍO EL LEÓN ! BEMBITAS Y PATALEOS. PARALELISMOS DE UN DEMÓCRATA.

19:11
Por: Valentín Medrano Peña. 


Para algunos, “Leonel Fernández hace el ridiculo y demuestra su megalomanía de siempre, a quien, a decir de estos, solo le importa él y luego él y después él. Y en sus acciones no se discute, ni está en cuestionamiento ni importa, la candidatura del compañerito tal o aquel. Lo único importante es su presidencia, su candidatura, la que perdió”.

Hablar de hackeo de software es iluso, pues no hay fuente probatoria de la que partir, desde donde arrancar. Su alegato parte de una apreciación, de una idea de que algo ocurrió, típicas especulaciones de algunos de sus viejos acólitos provenientes de otros litorales marginales al peledeismo. 

Tirar por la borda una historia, una presencia constante en observaciones de elecciones de otras naciones, y mediaciones ante conflictos como el que pretende iniciar, es penoso, pasar de internacionalista incidente a localista revoltoso, con lo que eso significa para la medición de riesgo-país que afecta nuestra siempre frágil economía. 

El dominicano suele decir que lo seguro es lo tragado, y el finado José José hizo famosa la canción y frase “ya lo pasado, pasado”, por tanto en este inmediatismo perverso se pretende que “El Invicto” lo fue sobre la base de un sistema electoral prístino, a pesar de las dudas y cuestionamientos de sus vencidos, pero ahora, en la única ocasión en que recibe un resultado adverso, acusa falencias en la organización del certamen electoral. 

No sorprende, pues dentro de su psiquis no cabía la hipótesis de ser derrotado, es decir, que fue a un certamen no a competir en buena lid, sino a ganar a como dé lugar. 

No deja de ser admirable el hecho de que casi obtuvo la victoria en las elecciones primarias más cerradas de la historia, sobre todo teniendo en su contra a todo el gobierno, el comité central de su partido y su comité político y a todos los organismos de dirección, pero por lo mismo, debió saber que existían amplias probabilidades de perder. 

Si se va del partido corre el riesgo de diluir su actual liderazgo, de recorrer el camino de antecesores fragmentarios de otras organizaciones políticas o quizá por el contrario, de fundar con éxito una organización política, pudiendo llegar a ser el único en tal condición en alcanzar la presidencia con su nuevo partido político desde la instauración de la democracia en el país, un hito no logrado por Juan Bosch, Peña Gómez, Jacobo Majluta, Hatuey De Camps, Miguel Vargas, entre otros. 

Pero ello sería muy lamentable, pues muchos de sus compañeritos de las bases fueron electos candidatos a posiciones importantes, y debe al menos tomarlos en cuenta al momento de emprender cualquier acción. 

Su pataleo inició temprano. No esperó el cierre de los conteos y el resultado final. Mientras estuvo encabezando los resultados la Junta Central Electoral, que fue metida en una vaina de unos partidos para exponerse a estos cuestionamientos, en ese momento era buena, pero cuando la suma de votos lo fue dejando atrás le subieron los fantasmas de hackers rusos y software amañados desde ninguna fuente probatoria. 

Es extraño que no haya habido indelicadezas en las primarias paralelas, las del otro partido que concurría a las mismas, que el jaqueo no haya ayudado a otros líderes contrarios a salir victoriosos, y que no produjera unos resultados más holgados que quizá evitarían esta discusión pataleica. Lo cierto es que a diferencia de Hipolito Mejia que quizá pone fin a su carrera política pasando a la historia como todo un demócrata, el León, cuyo primer ensayo de protesta frente al Congreso Nacional le resultó beneficioso, pretende cerrar su ciclo haciendo unas inaceptables bembitas y pataleos.

Share this

NOTICIAS RELACIONADAS

Previous
Next Post »