! SIN DESPERDICIOS ! A propósito de Racismo, Xenofobia y Apatridia; hablando de la invasión pacifica haitiana.

17:39

Por Enmanuel Melo Cuello



En los últimos años, el tema haitiano ha vuelto a estar en los primeros lugares de comentarios e información nacional, aunque considero que en ningún tiempo ha dejado de ser noticia.  Pero como es ahora, más que nunca antes, que vemos la migración y tráfico de personas del vecino país y que desde todos los sectores de la sociedad dominicana salen pronunciamientos, advertencias y amenazas de no quedarnos con los brazos cruzados ante esta triste realidad que nos agobia, es necesario hablar sobre esto y edificar un poco, con algunos conceptos propios del tema, a nuestros amigos lectores, por los constantes ataques e injerencias de organismos internacionales y algunos países interesados en fusionar nuestra nación con la haitiana.

Se entiende por RACISMO,a una posición en la que unapersona desprecia a otra por alguna característica física en particular, que la diferencia de quien en mayoría se considera “estándar“.  Nuestra historia americana nos cuenta que los inicios del racismo datan de la época colonial, cuando desde países africanos llevaban a Europa y a América, a trabajar como esclavos a hombres, mujeres y niños negros, raptados en su país de origen,a colonias donde los habitantes eran blancos.

Por ser negros, pobres, esclavos y trabajar con las cosas que los de “clase alta” no hacían, se les trataba con mucho desprecio, abuso y asco.

El racismo ha sido siempre un tema particular en la sociedad, tanto por la esclavitud, como por la discriminación a la que son sometidas las personas discriminadas.En la América de los años 50, el racismo era tan potente que existían leyes para separar a los blancos de los negros. La discriminación era tanta, que no existía pudor en la sociedad de burlarse de una persona de color, tanto así, que las personas que no eran blancas tenían una labor de servidumbre, su vida era considerada un desperdicio, Vivían en la pobreza y no eran considerados para votar en elecciones presidenciales o participar en ningún evento político.

No solo se le llama racismo al desprecio hacia personas de color oscuro, también existe el racismo hacia las personas obesas, que por su exceso de masa corporal son distanciados de las personas con mejor silueta o también al desprecio de los considerados raros o feos, con relación a la mayoría que los discrimina.  Pero ahora a esto le dicen BULLING.

El términoxenofobia proviene del concepto griego compuesto por xénos (“extranjero”) y phóbos (“miedo”). La xenofobia, por lo tanto, hace referencia: al odio, recelo, hostilidad y rechazo hacia los extranjeros (sin importar de donde provengan).  La palabra también suele utilizarse en forma extendida como la fobia hacia los grupos étnicos diferentes o hacia a las personas cuya fisonomía social, cultural y política se desconoce  (definición extraída de la internet).

La xenofobia es una ideología que consiste en el rechazo de las identidades culturales que son diferentes a la propia. A diferencia del racismo, la xenofobia se plantea aceptar a los extranjeros e inmigrantes, siempre que se cumpla su asimilación sociocultural.El xenófobo justifica la discriminación y segregación entre distintos grupos étnicos, en la base de no perder la identidad propia personal o de su sociedad.

Cabe destacar que los antropólogos de todo el mundo, han advertido situaciones de xenofobia en los pueblos arcaicos, lo que demuestra que esto es un fenómeno que ha estado siempre presente en las conductas humanas.

Siguiendo con la definición de estos términos, La APATRIDIA es la cualidad atribuida a aquellas personas no unidas a ningún Estado por un vínculo de nacionalidad.Una persona apátrida es aquella que no es reconocida por ningún país como su ciudadano.  En efecto, son muchas las personas queestán atrapadas en este limbo legal, disfrutando solamente de un acceso mínimo a la protección internacional o a derechos básicos tales como salud y educación.La Apatridia es un problema masivo que afecta a un promedio de 10 millones de personas en todo el mundo y tiene un impacto terrible en las vidas de estas.

Teniendo conocimiento de estos términos, podemos hablar de instituciones como Amnistía Internacional, que es una organización de carácter mundial, de apoyo a los derechos humanos de refugiados, marginados, discriminados por su sexualidad, etc., que emitió un informe la semana pasada, sobre los derechos humanos en el mundo y en este, acusa a nuestro país de apátrida contra los emigrantes haitianos, que desde varias décadas han estado transitando en nuestro territorio sin ningún control migratorio.  Acusación que las autoridades dominicanas no aceptan, pues el término es difamatorio para nuestro país, ya que hemos sido la nación que más aportes positivos hemos hecho a nuestros vecinos haitianos.  A esto súmele que el término no aplica, pues en Haití no hay una situación de destierro contra sus ciudadanos, o no es una patria desaparecida, donde sus habitantes hayan perdido su nacionalidad; solo es una situación de conveniencia para ellos, por nuestra “estabilidad económica-productiva” con relación a la de su país.

Creo que las intenciones de Amnistía Internacional no son malas, pero no están bien fundadas o no han querido hurgar en la historia de nuestros países, para comprender el comportamiento y el sentir de ambas naciones; el ¿por qué? de su distanciamiento, de sus desiguales costumbres y de su historia pasada y reciente.

La constitución haitiana, en su artículo 11 es muy clara sobre la nacionalidad de sus ciudadanos, donde expresa abierta y claramente que “todo hijo de un ciudadano haitiano,posee la nacionalidad haitiana, sin importar el lugar de su nacimiento”, por lo tanto, siempre será haitiano.

Tomando una nota publicada hace un par de años, expresada por la experta internacional jurídica Cristina Aguiar Quezada, “Los haitianos nacidos en República Dominicana, de padres indocumentados, no son apátridas, ya que la Constitución de Haití toma su condición de JusSanguini para los hijos de sus nacionales” -termino la cita-, por lo que no deben responsabilizar a nuestra nación por no reconocer a los haitianos que han nacido en nuestro territorio, producto de una mal intencionada pero bien orquestada invasión pasiva, donde las mujeres haitianas embarazadas, son traídas por cientos, para parir en nuestro país y así reclamar documentación y nacionalidad dominicana, aumentando la carga económica al gobierno, restando la posibilidad de recibir estos servicios a nuestras mujeres dominicanas, exigiendo todos los derechos de los dominicanos.

Desde todos los estratos de nuestra sociedad se hacen reclamos y advertencias para frenar esta terrible situación, irritante por demás, que está causando un malestar que nos llevará a actuar de  mala manera contra esta invasión, a toda la población dominicana que nos duele nuestra nación.

Hacemos una petición  a nuestro presidente Danilo Medina y a todas las autoridades pertinentes, que POR FAVOR, reaccionen tomando las medidas necesarias para salvaguardar nuestra soberanía, ahora que tenemos tiempo y que no esperen una posible revuelta que pondría en peligro la estabilidad que tanto esfuerzo, tiempo, sudor y lágrimas nos ha costado desde nuestra independencia del 27 de febrero de 1844 y la restauración de esta en el período 16 agosto 1863- marzo 1865.
Hasta la Próxima, Amigos.


Share this

NOTICIAS RELACIONADAS

Previous
Next Post »