OPINIÓN: Reelección presidencial y los limites del poder.

13:43
El PLD se avoca a una profunda reflexión, sobre la reelección presidencial, la misma podría sacar del poder al partido por muchos años, y pagar con creces las metidas de patas y las diabluras de muchos funcionarios que hoy se creen intocables.

Por Leonardo Plata.-

En la República Dominicana, podemos decir que es una de las naciones que mas modificación constitucional se le ha hecho a nuestra carta sustentativa para favorecer siempre al presidente de turno con miras optar por otro periodo presidencial.

Las reelecciones presidenciales, cuando misma excede o pasa de dos periodos, tienen consecuencias funestas para la democracia y la institucionalidad del país, pues la corrupción se acrecienta y se cometen todo tipo de tropelía contra la voluntad del pueblo con el objetivo de perpetuarse en el poder.

La República Dominicana, se le puede señalar como la reina de las reformitis  o reformas constitucionales, ya que sean hacho unas 38 reformas constituciones en solo para beneficio del presidente de turno, seguida por Venezuela, Ecuador y Haití, siendo la del ex presidente Hipólito Mejía la penúltima en el año 2002, para luego seguirle el presidente Danilo Medina.

Las reelecciones presidenciales, se caracterizan por la concentración de poder, el abuso y en el uso de los recursos públicos, destinados a propagandas, dadivas, compra de conciencia y acciones meramente populistas y mediática con la finalidad de obtener el favor de la mayoría popular.

Flavio Dario Espinal, en su obra titulada “Constitucionalismo y Poder Político” plantea lo siguiente: “Las reformas constitucionales ha sido el producto de una utilización y manipulación de parte de los gobernantes de turnos.

Ya lo había planteado James Madison, uno de los padres fundadores de la democracia norteamericana quien expresó que “al ser el poder de naturaleza atropellante, se hace indispensable la existencia de de mecanismos de control constitucional para frenar esos abusos y excesos, en este caso”, la reelección presidencial, seria un abuso contra la estabilidad, la paz y la democracia del pueblo dominicano.

Una eventual reforma constitucional para favorecer al presidente Danilo Medina, podría en riesgo no solamente la permanencia de PLD en el poder, si no la institucionalidad y la democracia del pueblo dominicano, y con ello arrastrar una situación económica y social muy difícil para la estabilidad democrática y de la economía del país, la cual estaría en riesgos, ya que se dilapidan el dinero del erario público para captar votos al precio que sea y como sea, sin importar las consecuencias fatales de la relación.

El mas claro ejemplo fue el del ex presidente Hipólito Mejía, quien borracho de poder y manipulado por lambones y grupos de funcionarios que pretendían enseñorearse en el poder optó por modificar la constitución en circunstancias difíciles, terminando favoreciendo a la oposición, en ese entonces el ex presidente Leonel Fernández, quien lo derrotó con las del 60 de los votos en 2004.

Ya se escuchan algunos funcionarios poderosos atizar y promover la reelección presidencial en todos los escenarios donde está el presidente, creyéndose amos, dueños y señores de la voluntad del partido de la liberación dominicana (PLD), como si ellos ha tenido y han librado las a favor de la causa del PLD, gente sin historial político partidario, que por coyuntura, amiguismo o dinero, hoy son los dueños del palacio nacional.

El PLD se avoca a una profunda reflexión, sobre la reelección presidencial, la misma podría sacar del poder al partido por muchos años, y pagar con creces las metidas de patas y las diabluras de muchos funcionarios que hoy se creen intocables.

Desgraciadamente los el liderazgo político, solo ven los beneficios, los dividendos que pudieran sacar de una eventual reforma constitucional para dar paso a una funesta revelación presidencial cuando se acercan los procesos electorales, como en el caso de nuestro país, al cual está a la vuelta de la esquina.

Ojalá que la borrachera del poder no nuble las mentes de ambición desmedida del poder, y nuestra carta magna no sea nuevamente vejada, estuprada para imponer una nefasta reelección presidencial, que podría costarle caro al PLD y algunos funcionarios palaciegos.


El poder está limitado por nuestra constitución, ella establece claramente como debe actuar el presidente de la república y sus funcionarios, es por eso que nadie puede ponerse por encima de la carta magna, pues de hacer se estaría cometiendo un grave error y un gran daño a la democracia, al espíritu de libertad y de justicia que anhela el pueblo dominicano.

Share this

NOTICIAS RELACIONADAS

Previous
Next Post »